lunes, 20 de septiembre de 2010

Falsas plantas de acuario

Las plantas naturales aportan muchos beneficios al acuario: ayudan a consumir nitratos y fosfatos, proporcionan oxígeno durante el día y también cobijo para los peces y en muchas ocasiones, lugares donde hacer sus puestas. Incluso estéticamente son mucho más bonitas y más baratas que las plantas artificiales, que además no aportan muchos de esos beneficios. Pero no todas las plantas naturales son aptas para vivir en un acuario; muchas de las que nos venden no son ni siquiera acuáticas y terminarán muriendo. Gracias a este artículo, aprenderéis a evitar que os den "gato por liebre" y a reconocer las verdaderas plantas acuáticas que alegrarán la vida de vuestro acuario.


Una vez que decidimos decorar nuestro acuario con plantas naturales, aunque muchas de estas plantas las podemos conseguir gracias al intercambio entre aficionados, la mayoría de las ocasiones acudimos a las tiendas especializadas en acuariofilia.
Podemos pensar que en las tiendas conseguiremos plantas sanas y adecuadas para las necesidades de nuestro acuario, en muchas ocasiones es así, aunque sin duda lo mejor es informarse bien antes de escoger las especies. La mayoría de las veces, las plantas no vendrán identificadas con una etiqueta, con lo cual, tendríamos que fiarnos del vendedor para saber de qué planta se trata. Pero en muchas ocasiones, ni ellos mismos saben las plantas que venden … con lo cual nosotros tampoco sabremos las plantas que adquirimos.


El no saber la especie de planta que estamos comprando, puede llevarnos a escoger una especie que no se adapte a las necesidades bajas de iluminación de nuestro acuario, o que compremos una planta que crezca demasiado para el acuario pequeño del que disponemos. Pero es no es lo más grave: lo peor es que puede llevarnos a comprar especies que no son realmente plantas aptas para acuario, sino terrestres, pero que se venden engañosamente como si fueran acuáticas. Con unos pequeños consejos vamos a tratar de distinguir estas especies para que los vendedores no puedan darnos “gato por liebre”.



¿Qué es una falsa planta de acuario?

Una falsa planta de acuario es una planta terrestre (que normalmente crece fuera del agua) pero que se vende como si fuera una planta acuática para acuario. Generalmente estas plantas vienen en los mismos pedidos que las plantas acuáticas verdaderas, y se venden de la misma forma. Generalmente son plantas pequeñas, retoños jóvenes, cuyas raíces han sido limpiadas y recortadas, y metidas en un tiesto pequeño de planta acuática, con lana de roca o esponja.

No debemos confundir las falsas plantas acuáticas que terminan por morirse en el acuario, con las plantas acuáticas o semiacuáticas que pueden vivir emergidas o totalmente sumergidas en los acuarios sin ningún problema.

Cualquier planta terrestre no sirve para ser vendida como falsa planta de acuario, generalmente son especies muy concretas y rara vez se encuentran otras especies fuera de esas. La principal característica que reúnen todas estas plantas es que son capaces de soportar un tiempo sumergidas, que es lo que quiere el vendedor para poderlas colar como planta acuática. Si se pudrieran antes de llegar a nuestras casas, no sería rentable el negocio. Y segunda característica, algunas de ellas por sus colores se venden muy bien, incluso mejor que las verdaderas plantas acuáticas. A la gente que no es experta le llama la atención los colores rojos y blancos que presentan algunas de estas especies, y son la primera planta que escogen, entre otras.


Drácena de hoja variegada, la estrella indiscutible de las falsas plantas de acuario.


¿Qué tiene de malo meter una falsa planta acuática en el acuario?

El principal engaño de las falsas plantas de acuario es que no son capaces de adaptarse totalmente a la vida sumergida, y tarde o temprano terminan pudriéndose y muriendo. Algunas especies sumergidas son capaces de vivir varios meses e incluso echar brotes, hasta que finalmente mueren … Las personas que no conocen las características de estas plantas piensan que algo iba mal en el acuario, o que la planta no se había adaptado, o incluso que le faltaba abono, pero no llegan a imaginarse que se ha muerto simplemente por el hecho de estar sumergida.

En ocasiones también pueden ser incluso peligrosas en sí mismas, algunas especies tienen savia venenosa para evitar que los animales se las coman, y podrían perjudicar a los habitantes del acuario. Pero la mayoría de las veces, el problema de estas plantas es que al estropearse y descomponerse, producen una subida de amoniaco o nitritos que puede afectar al equilibrio de nuestro acuario, u obturar el filtro al pudrirse y soltarse las hojas.



¿Cómo distinguimos una falsa planta de acuario?

A no ser que se sea un experto en Botánica, o que nos hayamos informado con anterioridad, resulta muy difícil saber a simple vista si una planta es terrestre sumergida en agua o si verdaderamente es acuática o apta para vivir de forma totalmente sumergida en nuestro acuario. Pero podemos dar unos pequeños consejos que ayudarán a distinguir estas falsas plantas de acuario.


Hay tres pruebas por las que podemos hacer pasar a la planta sospechosa:

1.- Prueba de la “planta erecta”:

La mayoría de las plantas acuáticas verdaderas (sobre todo las de tallo) tienen tallos finos, delgados y no demasiado resistentes, porque debajo del agua no necesitan tallos gruesos y duros para mantenerse erectas. El agua les ayuda a mantenerse y a crecer rectas hacia arriba sin necesidad de duros tallos fibrosos. Como ejemplos: cabomba, ambulia, hygrophila, ceratopteris, elodea, etc.

Sin embargo, las plantas terrestres necesitan tallos rígidos y fibrosos que las ayuden a mantenerse derechas en el aire. La prueba de la planta erecta consiste en sacar fuera del agua el tiesto con la planta sospechosa de ser falsa planta acuática y ver si permanecen los tallos bien erectos fuera del agua, si lo hace, será probablemente terrestre. Ejemplo de este tipo de plantas falsas: espatífilo, drácena, cordyline, hemigraphis ...


Drácena y espatífilo, plantas terrestres erectas.


¡EXCEPCIONES!:

En la “prueba de la planta erecta”, hay algunas excepciones de plantas de tallo que verdaderamente sí son acuáticas y aptas para acuario, pero que sí tienen tendencia a permanecer erectas fuera del agua.


Las plantas que vamos a mostrar a continuación son verdaderas plantas de acuario:

- Plantas acuáticas de cultivo emergido:
La mayoría de los grandes productores de plantas de acuario cultivan sus plantas de forma emergida, con lo cual, sus tallos y sus hojas son más duros y fuertes que los que se cultivan sumergidos y muchas veces tienen un aspecto diferente al de la misma planta una vez rebrota en nuestro acuario.
Al haber sido cultivadas de forma emergida, muchas de estas plantas que encontramos a la venta permanecen con sus tallos erectos una vez sacadas del agua. Como ejemplos de plantas acuáticas que se suelen vender cultivadas de forma emergida: todo tipo de Echinodorus, algunas hygrophilas, etc. Prácticamente el 100% de las Echinodorus a la venta son cultivadas fuera del agua; esto se puede apreciar en sus pequeñas y redondeadas hojas, con largo peciolo. En el momento en el que las metemos en el acuario, comienza su proceso de adaptación que puede durar semanas, en el que perderán TODAS sus hojas anteriores (no debemos preocuparnos si se van marchitando, es normal) y serán sustituidas por otras hojas que nacerán del centro: serán más alargadas, menos gruesas y tendrán un peciolo más corto.

Echinodorus e Hygrophila de cultivo emergido. Foto de Oscar David.

- Plantas de rizoma y plantas césped:
Hay plantas que no tienen tallo real y las hojas nacen directamente del rizoma, del bulbo o de la raíz. Al no tener tallos, muchas de estas plantas permanecen erectas al sacarlas del agua, sobre todo si son de cultivo emergido. Por ejemplo, Cryptocoryne y plantas césped como Sagittaria, Echinodorus quadricostatus, Lilaeopsis y Glossostigma elatinoides.

Lilaeopsis (foto de Malawi) y Sagitaria (foto de Javier Barrero).


- Plantas acuáticas de hojas duras y que pueden vivir de forma anfibia o totalmente emergidas en ambientes de mucha humedad:
Plantas como las cryptocorines y las echinodorus son plantas que cultivadas de forma emergida se mantienen erectas fuera del agua, y además son perfectamente capaces de vivir de esta forma mientras las raíces reciban la suficiente agua, y haya una buena humedad ambiental. Otras plantas de hojas duras y resistentes y que pueden vivir de forma anfibia son las Anubias y los helechos de Java (Microsorum).

Como se puede ver, las Anubias son la perfecta excepción a la regla, cualquiera que las ve puede pensar perfectamente que podría tratarse de una planta terrestre, cuando en realidad crece bien de forma emergida con gran humedad ambiental y también se adapta perfectamente a la vida totalmente sumergida en el acuario.


Anubias, planta de hojas duras, erectas y resistentes. Foto de Carlos Andia


2.- Prueba de los “colorines”:

Esta prueba es una de las más fiables, pero que por desgracia, los bonitos colores de muchas falsas plantas acuáticas, suelen ser lo que más gente atrae a la hora de comprar una falsa planta de acuario.


- Falsas plantas de acuario de colores:

He podido comprobar cómo muchas veces al observar a personas novatas en esto de la acuariofilia, a la hora de comprar plantas naturales para su acuario, diría que casi siempre escogen directamente como primera planta la que a ellos les parece más bonita: verde y blanca, o con otros colores llamativos. Eso es casi matemático … pero tiene su lógica: esas personas no se plantean que esa no vaya a ser una falsa planta acuática, para ellos todas las que venden ahí por lógica tienen que ser aptas para acuario, y por supuesto, prefieren llevarse la más bonita y no una sosa de color verde.

Hemos de saber que NO EXISTE ninguna planta acuática que presente combinaciones de rojo y verde en el envés de las hojas, o rosa y verde, o blanco y verde o amarillo y verde. Así que plantas como las fitonias, de bonitas manchas en sus hojas verdes y rosa/blancas, quedan descartadas como acuáticas.


Fitonia blanca y verde, una hermosa planta terrestre.


Ninguna planta acuática presenta hojas verdes con el borde blanco o amarillo, así que la más famosa entre las falsas plantas de acuario, nuestra querida Drácena, queda también descartada. Tampoco existen plantas acuáticas de hoja variegada (verde con amarillo o blanco), así que Syngonium y Dieffembachia, son también plantas terrestres.

Singonio, otra planta terrestre de hojas verdes y blancas.

Dieffenbachia, las hay muy diferentes, pero todas ellas de hojas verdes y blancas.

Pero sí existe una planta de acuario cuyas hojas son verdes con manchas marrones-rojizas, pero que es verdaderamente una planta acuática. Se trata de la Echinodorus ozelot, una planta realmente preciosa y fácil de mantener.


Esta hermosa ozelot es una verdadera planta acuática con un colorido espectacular. Foto de Oscar David.

Existe otra verdadera planta de acuario que sí puede tener rosa y verde en las hojas, pero en este caso, lo que es de color rosa (o blanco) es la nervadura de la hoja, no la hoja en sí, que sigue siendo verde. Se trata de la Hygrophila polysperma "rosanervig".

Esta bonita planta acuática verdadera muestra sus nervios rosados con luz intensa. Foto de Antonio Cosme.

- Verdaderas plantas de acuario de colores:

- Rojas:
Algunas plantas muestran hojas totalmente rojas cuando son mantenidas con iluminación intensa, tanto en nuestro acuario, como el los viveros donde las cultivan. En nuestro acuario pueden perder ese color rojo si no les aportamos esa intensidad de luz, pero ese precioso color rojo es auténtico y son verdaderas plantas acuáticas. Por ejemplo: Alternanthera sessilis, Ludwigia glandulosa, etc.

- Plantas con el envés rojizo:
Por ejemplo, la Rotala rotundifolia presenta un precioso tono fucsia en el envés de sus hojas, mientras que el haz suele ser más claro, incluso amarillento o verde dependiendo de la luz. Esta planta sí es verdaderamente acuática y no se mantiene erecta fuera del agua, sin embargo, la Hemigraphis colorata, se mantiene erguida y es una planta terrestre.

- Marrones-rojizas:
Existen algunas variedades que presentan esta coloración en sus hojas, generalmente se acentuará con iluminación intensa. Por ejemplo: cabomba roja, myriophyllum rojo.




- Falsas plantas de acuario verdes:

Normalmente, la mayoría de las verdaderas plantas de acuario son verdes. Pero si pensamos que comprando plantas de color verde evitaremos en parte el problema de confundirnos con las falsas plantas de acuario, estaremos también equivocados. Se pueden encontrar también estas falsas plantas en color verde, y aquí suele estar uno de los grandes problemas, quizás una planta amarilla y verde nos parezca rara, pero nos pueden engañar fácilmente con las plantas verdes a menos que sepamos distinguir la especie.

Entre las estrellas de las “falsas plantas verdes” destacan el Spathiphyllum (que se vende muy fácilmente como si fuera una echinodorus), el Ophiopogon (similar a una sagitaria) y la Selaginella wildenowi (como si fuera un helecho acuático).

Espatífilo en acuario, foto de Alfonso Campos.


Ophiopogon en acuario, foto de Alfonso Campos.

Selaginella en acuario, foto de Javier Muñoz.


3.- Prueba de “me suena que mi madre …”:

Si al ver la planta en la tienda se te viene a la mente un “me suena que mi madre tenía esta planta en casa” o “creo que mi abuela o mi tía tenía varios tiestos con una planta idéntica a esta en la terraza” … o “Anda, cómo se parece esta planta a la que me regalaron y luego se secó” …. Pues la experiencia nos dice que es casi seguro que se trate efectivamente, de esa misma planta terrestre que tanto recordamos.

Evidentemente no es una prueba científica, pero que si no estamos seguros con las dos anteriores, en ocasiones nos lo puede aclarar todo. Se me ocurrió un día cuando en una tienda había una joven pareja que acababa de comprar su primer acuario, y como por desgracia suele pasar, la planta que primero les llamó la atención fue una preciosa drácena blanca y verde. Por suerte, la chica después de mirarla un rato, dijo: “Anda, ¿no tenía tu madre una cómo ésta en casa?” y le preguntaron al vendedor, que les tuvo que reconocer que verdaderamente era una planta terrestre “pero que aguantaba mucho en el acuario” … lo cual no convenció a la pareja y no la compraron.

Así que ya sabéis, si no llegáis a nada claro con la identificación de la planta, pero os recuerda a alguna terrestre que hayáis visto plantada, es casi seguro que sea esa misma planta. La prueba de “me suena que mi madre …” no suele fallar …

Para aseguraros por otro lado, lo mejor sería consultar en un sitio especializado o en el Área de Plantas, para salir de dudas con toda certeza.



Ahora os voy a poner un pequeño listado ya refiriéndonos específicamente a las falsas plantas de acuario más frecuentes que nos podemos encontrar. No quiero extenderme explicando de dónde proviene cada una de estas plantas o cómo cuidarla, abonarla o el sustrato o las plagas que las afectan, para eso ya hay páginas de plantas de interior en internet.
Quiero daros unos pequeños consejos sobre cuáles son las más comunes en las tiendas de acuarios, y cómo distinguirlas.




LISTADO DE FALSAS PLANTAS DE ACUARIO

- Drácena (Dracaena sanderiana)

Es sin duda la estrella entre las falsas plantas de acuario, y con diferencia, la que más se suele vender como tal. La variedad de hoja verde seguro que la conocéis todos: es el llamado "bambú de la suerte" o “Lucky bamboo”, que aunque mucha gente no lo sabe, no se trata en absoluto de un bambú, que es muy diferente, sino del tallo pelado de una drácena verde, cuyos nudos recuerdan a los de las cañas de bambú.
Pero la que más frecuentemente encontramos como planta acuática son las de hoja variegada (verde con los bordes amarillos o blancos, dependiendo de la variedad).

Aquí podemos ver unas cuantas drácenas sanderianas a la venta como plantas acuáticas, con el pequeño tiesto de plástico y la lana de roca. Como podéis ver, nada hace pensar que no sea una planta acuática, pero no lo es. Sin embargo, puede aguantar mucho tiempo, incluso varias semanas sumergida. Para que os hagáis una idea de lo resistente que es, pensad en el “Lucky bamboo”, que puede pasar toda su vida en un jarrón con la mitad del tallo y las raíces sumergidas en agua. Lo que no tolera es que estén sus hojas totalmente sumergidas, como todas las falsas plantas de acuario, termina por estropearse.





- Drácena (Dracaena demerensis)

Otra drácena que también se suele encontrar a la venta como falsa planta acuática, aunque es menos común que la anterior. También es típica la coloración de sus hojas verdes ribeteadas con una fina línea de color blanco (no amarillo), y la principal diferencia con la D. sanderiana es que no presenta un tallo visible a diferencia de esta última, sino que las hojas nacen del suelo.

Aquí un grupo de Dracena demerensis vendidas como plantas acuáticas:





- Dracena cinta o de hoja fina (Dracaena marginata)

Esa especie de drácena suele venderse como planta de acuario cuando es jovencita, y asemeja a algún tipo de Vallisneria. No es de las más frecuentes a la venta. Suele ser verde y con el borde de las hojas de color rojo.




- Espatífilo (Spathiphyllum wallisii)

Otra de las estrellas entre las que se venden como falsa planta de acuario. Si se toman plantas pequeñitas y se colocan en tiestos de planta acuática, a simple vista cuesta distinguirlas de quizás una anubia de largas hojas o algún tipo de Echinodorus. Ciertamente cuando son jóvenes el engaño es muy fácil. Pero sus suaves hojas y sobre todo, los nervios muy marcados, la delatan. Seguro que os resulta una planta muy conocida ya que de adultas y en maceta tienen unas flores blancas brillantes y muy duraderas. ¡Increíblemente aguanta mucho tiempo sumergida!




- Calatea (Calathea rufibarba)

Aunque hay varias especies de Calateas, la que a veces se puede encontrar como falsa planta acuática suele ser ésta, muy parecida al espatífilo. Sus hojas, sin embargo, tienen los bordes algo ondulados y la nervadura bastante marcada. Para el ojo no experto, suelen recordar (y con razón) a las anubias de hoja grande o a algún tipo de Echinodorus.




- Ophiopogon spp.

El Ophiopogon suele ser otra de las estrellas entre las falsas plantas de acuario, probablemente la más típica (si exceptuamos a las drácenas) y una de las más difíciles de imaginar que no se trata verdaderamente de una planta acuática. Compárese con la Sagitaria subulata, y se comprenderá perfectamente por qué no resulta tan fácil diferenciarla.
El Ophiopogon es una planta que crece en terrenos húmedos y es capaz de tolerar durante muchos meses el estar totalmente sumergido plantado en nuestro acuario. La gente que lo compra como si fuera una planta-césped (al estilo de la Sagitaria) se da cuenta de que no echa nuevos brotes, pero no se muere rápidamente, de hecho antes de marchitarse suele aguantar mucho tiempo. Es ideal para acuaterrarios y precioso en borduras de estanques o jardines.
Se diferencia de la Sagitaria en que sus hojas son mucho más duras (es una planta terrestre) y salen de forma más rígida de entre las raíces.

Ophiopogon plantado como césped en acuario. Foto de Javier Muñoz.



- Acoro (Acorus gramineus)

Esta planta también se suele encontrar a veces. La venden en forma de brotes pequeños, puede recordar a una Vallisneria. No es acuática, sino palustre, y se puede adaptar bien a vivir en un estanque con las raíces en el agua.


Acorus en estanque. Foto de Pro.


- Singonio (Syngonium podophyllum)

El singonio es otra planta que también he visto hace varios años con frecuencia en algunas tiendas de aquí. Se venden retoños pequeños y parece una planta muy llamativa, con sus hojas blancas-amarillentas con tonos verdosos. Pero como hemos dicho antes, no existe ninguna planta de acuario que combine blanco y verde en el haz de sus hojas, así que el singonio queda también descartado. Suele vivir muy poco tiempo sumergido en agua, además.




- Difenbaquia (Dieffenbachia maculata)

La Difenbaquia no es una de las más frecuentes como falsa planta de acuario, pero también la podemos encontrar. Concretamente de la Dieffenbachia maculata, de la que podemos encontrar diferentes coloraciones de hojas, pero la misma combinación de blanco y verde.






- Drácena “kiwi” (Cordyline terminalis)

Recuerda a una drácena, y además de ahí viene su nombre común, pero no pertenece a ese género. Es una planta muy bonita, combina el verde de sus hojas con rayas longitudinales de color rosado y sobre todo amarillo.

Un ejemplar vendido como planta de acuario:

Foto de Jessica M.D.

- Palmerita de interior (Chamaeodorea elegans)

Esta preciosa planta recuerda mucho a una palmera, de ahí su nombre común. Es una típica planta de interior que puede crecer incluso hasta los dos metros de altura.
Como falsa planta de acuario se venden los retoños jóvenes. No es muy común, pero yo los he visto. Un ejemplo de la imaginación a la hora de intentar colar falsas plantas terrestres como plantas acuáticas.




- Falso helecho (Selaginella wildenowii)

Esta planta también es de las más frecuentes a la hora de encontrarla a la venta como planta acuática. Recuerda a un helecho, aunque en realidad no lo es. Seguro que al mencionároslo, a muchos os recordará a la "rosa de Jericó", que efectivamente es también otra especie de Selaginella.

Foto de Javier Muñoz.


- Cintas (Chlorophytum comosum)

Aunque parezca curioso, yo he visto una vez en una tienda esta típica planta de maceta a la venta como planta de acuario. Por desgracia, a diferencia de las otras falsas, aguanta muy poco tiempo sumergida, se estropea prácticamente enseguida.




- Alternanthera tenella (= ficoidea)

Aunque hay varias especies de Alternantheras que se utilizan como plantas de acuario (algunas de ellas muy bonitas, como la Alternanthera reineckii), existen otras que por desgracia no son plantas de acuario, entre ellas la Althernanthera ficoidea, una bonita planta de hoja variegada, que puede combinar verde y rosa y verde y blanco. Es una planta terrestre, ideal para macizos decorativos con piedras y flores.

Alternanthera ficoidea var. "White carpet". Foto deAugusthöR.

Alternanthera ficoidea var. "Bettzickiana Rosea Undulata". Foto de Oscar David.


- Hemigraphis colorata

Ésta es una planta que se sigue vendiendo como si fuera acuática, pero lo cierto es que no se desarrolla bien sumergida. Es una de las más típicas. El haz de las hojas es de color verde, mientras que el envés es de un rosa-morado muy intenso.




- Fitonia (Fittonia verschaffeltii)

Otra estrella entre las falsas plantas de acuario, pero que por desgracia para el vendedor, no sobrevive mucho tiempo en agua, muchas veces se marchita incluso antes de llegar a venderla.
También es una de las que cumple la “prueba de los colorines”. De hecho hay varias variedades, y las dos más frecuentes suelen ser la de hojas verdes con rosa, y hojas verdes con blanco.
Es una planta terrestre que requiere luz bastante intensa para mantener los entrenudos cortos, pero no tolera el sol directo. No le gusta que el suelo esté encharcado, sino solo húmedo.

Aquí os muestro la variedad blanca y verde, aunque los hay verdes y rosas:




- Hipoestes u hoja de la sangre (Hipoestes phyllostachya)

Esta bonita planta es muy parecida a la fitonia, pero no presenta un dibujo tan característico en sus hojas, sino que son más bien manchadas. Los cuidados que requiere son también muy similares.




- Begonias (Begonia spp)

En contadas ocasiones también se pueden encontrar como falsas plantas de acuario a las Begonias, en todas sus variedades de color. También las he visto alguna vez, bastante mustias, pues no son demasiado resistentes sumergidas. Pueden recordar a los hermosos Nymphaea lotus.





¿QUÉ HACER SI HEMOS COMPRADO UNA FALSA PLANTA DE ACUARIO?

Es probable que gracias a las pruebas y las fotografías nos demos cuenta de que hemos comprado una de estas plantas, pero lejos de enfadarnos porque nos hayan dado gato por liebre y tirar la planta a la basura, podemos aprovechar para intentar cuidar esa planta de forma emergida en una maceta.

Puede que nos resulte en ocasiones difícil de conseguir adaptarla, ya que muchas se encontrarán en mal estado por haber pasado tiempo sumergidas. Aquí os doy unos pequeños consejos que os ayudarán:


Como ejemplo tenemos estas plantitas de Ophiopogon que me regaló un amigo, el cual las compró pensando que eran plantas acuáticas tipo césped.




Hemos de tener en cuenta que estas plantas llevan varios días o semanas en el agua, y el cambio al ambiente seco podría ser muy duro para ellas. De hecho, muchas de las plantas terrestres sumergidas es probable que no soporten de nuevo el emergerlas, al haberse estropeado demasiado.
Así que debemos escoger un sustrato que se mantenga húmedo con facilidad, por ejemplo yo en este caso he utilizado turba abonada, pero puede servir un sustrato normal para plantas.

Escogemos un tiesto o maceta del tamaño adecuado, con orificios drenantes, y cubrimos el fondo con unos 1-2 cm de gravilla gruesa, trozos de piedra, arlita o grava volcánica, para evitar que se encharque y favorecer que salga el exceso de agua.





Una vez plantada, regamos para empapar el sustrato, hasta que comience a salir agua por los agujeros. Dejamos que escurra. Después, yo he escogido una bonita maceta decorativa de color llamativo para meter la de plástico.





Ahora debemos tener en cuenta un paso muy importante, hasta hace unas horas, estas plantas han estado sumergidas en agua y sus células se han adaptado a ello, llenándose de agua. Generalmente el ambiente interior de una casa es bastante seco y tendríamos que estar pulverizando con agua constantemente sobre ella para mantener la humedad que necesita. Y de noche no podríamos hacerlo …

La solución está en un invernadero. Podemos construir uno con una caja de corcho blancho y una tapa de plástico transparente, la humedad se mantendría muy alta dentro. Pero también podemos hacer un mini-invernadero (ideal para una sola planta) de forma muy sencilla pero eficaz.

Aquí os muestro dos formas:

Una botella de refresco cortada por la mitad o un vaso de plástico de 1 litro:



O incluso una bolsita de plástico que cubra la maceta:



Comprobaremos que cumple su función perfectamente cuando a las pocas horas veamos condensarse gotitas de agua sobre el plástico o la bolsa. La humedad se mantiene por encima del 80% todo el día.
Colocaremos la planta en un sitio luminoso pero sin que le dé el sol directamente, y cada dos días es bueno abrir el plástico y dejar que se airee un poco.

Y ahora paciencia, muchas plantas no sobrevivirán a este proceso, otras perderán sus hojas pero volverán a echar otras nuevas y otras se adaptarán estupendamente.

Debemos mantener el mini-invernadero varias semanas, hasta que veamos que empiezan a salir brotes nuevos. Después, hay que ir adaptando a la planta poco a poco al ambiente más seco del interior de la casa, para ello haremos unos agujeros en la bolsa o en la botella de plástico, para que circule algo el aire y baje la humedad.
Finalmente, una semana o así después, quitaremos la bolsa y la planta estará lista para empezar su nueva vida como planta de interior.

Después ya sólo nos queda pulverizarla con agua, regarla y abonarla de acuerdo a las necesidades de su especie.


Un mes después, aquí tenemos nuestra preciosa macetita de Ophiopogon, en la que se aprecian nuevas hojitas de color verde claro:



Y ya prácticamente lo hemos dicho todo ... Espero que este artículo os haya resultado interesante y os sirva para identificar aquellas plantas con las que tenéis dudas y en el caso de que sean terrestres, aprender a cuidarlas.


FOTOS de Elena C. (Gaua) y tomadas del Atlas DrPez.

15 comentarios:

juan dijo...

A quién no le ha pasado que compra una de estas plantas, que además se ve hermosa en la tienda y uns par de meses después sin importar los cuidados que se le de la planta muere? Me encanta este artículo. Muy útil y muy fácil de leer.

Saludos
Mono

mamen dijo...

muy interesante y completo,acavo de enterarme que tengo una ophipogon en mi acuario,gracias por tan buena informacion.
saludos.
mamen34

Anónimo dijo...

Muy interesante y muy completo, ojala en las tiendas fueran mas responsables y no nos intentaran engañar.

Un saludo.
Manu.

Anónimo dijo...

Muy interesante, completo e ilustrativo el articulo.
muchas de esas plantas las conozco de casa de mi madre, muy aficionada a las plantas.
me sera de gran ayuda saber que se venden como acuaticas, ya que estoy empezando otra vez con esta aficion que deje parada hace unos años.

Saludos

Anónimo dijo...

Esta informacion deberia estar publicada en las tiendas de acuariofilia, como advertencia. Es uno de los mejores articulos que tenemos en Mundo Vegetal, Gracias Gaua por escribirlo!

TheKillHaa

Anónimo dijo...

Pues yo también caí como novato que soy. Planté una Alternanthera ficoidea y ya desde que la saqué del tiesto sospechaba que había algo raro, de hecho mientras que el resto de especies que planté están en plena forma, esta no ha parado de perder hojas. Al ver brotes nuevos pensé que todo iba bien pero este artículo acaba de confirmar mis sospechas iniciales. Sintiéndolo mucho tendré que eliminarla del acuario para que no lo contamine en su proceso de putrefacción, así que a buscarle una sustituta toca...

anselmuscg dijo...

Excelente. Articulo ameno, divertido y sobre todo con mucha informacion. Felicidades!

Armandon dijo...

Me encanto sobre todo el hecho de que dan la info de como salvar a las plantas en macetas! creo que eso es lo mejor de todo, felicidades por tan buen reporte =D

Anónimo dijo...

Necesito saber con qué otro nombre puedo encontrar a la planta que la llaman "misionera". Necesito saber los cuidados y momento de trasplante.

Andrea dijo...

Muy buen post :D la verdad que sirve mucho tener esta información, ya estoy desplantando esa plantita rojiza que me estaba dando dudas XD dudas despejadas jaja

Tengo un blog, lapeceradulce.blogspot.com si te interesa estaría muy bueno intercambiar enlaces. Saludos

Israel dijo...

Muchisimas gracias!! por tomarse el tiempo y ayudar a muchos de nosotros ya que es difícil que las personas compartan sus conocimientos, a mi me ayudo muchisimo y me ahorraran algo de planta en el futuro.

Anónimo dijo...

A ver, un singonio sumergido no es apto pero EMERGIDO a que si dura mucho tiempo y se traga todos los nitros y amonio

Anónimo dijo...

Excelente publicación para quienes estamos empezando esta afición, felicitaciones. Aclárame una duda tengo nasturtium officinale o berros es posible utilizarla como planta de acuario?

Anónimo dijo...

Justo esta mañana he visto en una tienda un monton de dracenas y espatifilos tamaño pequeñito cuando he ido a ver los precios de las plantas de acuario y a mas de 6 euros!,como se que ese tamaño suele costar 1 euro en los viveros de plantas,la verdad es que me quería asegurar de que eran los mismos y milagrosamente eran plantas anfibias!pero gracias a tu articulo he evitado un planticidio por mi ignorancia!además de no malgastar los euros!,asi que gracias doblemente!

Anónimo dijo...

muy buena informacion de plantas falsas acuaticas